AVISO IMPORTANTE

El blog es de contenido adulto, eso no significa que no haya obras para todos los públicos, que las hay. Pero en su mayoría es más fácil encontrarse con algo que sea adulto. Para ello está el apartado de "ETIQUETAS" en las que el blog se divide dependiendo de la temática de lo publicado. Es tan sencillo como que: si no te gusta algo no te maltrates a ti mismo y no lo leas. Todo comentario fuera de sitio, de mal gusto o contra mi persona será eliminado sin aviso previo.

viernes, 14 de septiembre de 2012

Gominolas, Sexo y Rock&Roll 2


Se deshizo en un fuerte y rápido movimiento de los brazos que lo sujetaban y con el puño cerrado hizo que el golpe tambaleara el cuerpo que estaba frente a él.

-No te rías de mí- esa mirada llena de furia e ira hizo que el mayor lo mirara rápidamente y cayendo en el más profundo deseo empezaba a sentirse otra vez con muchas ganas de acostarse con ese maldito muchacho que le odia con cada mirada.

-Aun tienes fuerzas para seguir peleando…- Mientras se recuperaba del golpe miró la entrepierna de su invitado… “¿esto va en serio?” Pensó mientras sonreía maliciosamente con una mirada totalmente lasciva.- Me alegra que no sea suficiente para ti…

Se acercó a él con la intención de devolver el golpe, pero consiguió detenerlo, sin embargo el atacante no se conformó con eso, sino que con el brazo que tenía libre cogió y presionó su cuello. Este movimiento impresionó al joven que en seguida se deshizo de la otra mano que le sujetaba e intentó soltar la que le sujetaba el cuello.

-Vamos a jugar…- dijo el mayor acercándose a la cara del acorralado

Se acercó y lo besó sin soltarle el cuello, después cogió su camisa y lo arrastró al cuarto y lo tumbó en la cama. Se puso sobre él estudiando la situación. Su cabello largo quedó extendido sobre las sábanas, de verdad tenía pinta de rockero de banda, pero eso mismo lo hacía interesante.

-Esta es la última oportunidad… ¿Vas a seguir con esto o piensas deshacerte de esto en el baño sólo?- el mayor y dominante puso las manos sobre el pantalón del joven apreciando su notoria erección.

-No suelo acostarme con viejos refinados…- Una de las cosas que él no consentía era que le llamaran viejo, pero ese chico con esa mirada desafiante le podía, era la estimulación necesaria para que empezara el juego. Le quitó la camisa, le desabrochó el pantalón; simplemente se dejó llevar por su ansia.

Mientras volvían a pelearse el mayor fue ganando terreno y le despojó de la camisa y consiguió dejar el cabello de su rokero suelto quedándose la goma de recuerdo. Ya no había salida, había sido descuidado y ese era su castigo.

-Has perdido…

-Saltaré por la ventana si es necesario.

-Se un hombre y asume tu derrota…

Él iba a decir algo, pero la mano de su acosador y los besos posesivos de aquel viejo lo estaban enmudeciendo y excitando, intentaba deshacerse de las manos que encendían esa pasión pero se volvían débiles o incapaces de moverse una vez había agarrado a su objetivo.

Notaba como las manos del ganador le despojaban de las ropas y sus manos seguían complaciéndolo, cuando aquellas embestidas notaron el rechazo el ganador cesó explicando que debía calmarse y que poco a poco el placer aparecería. Pero era difícil en una situación así. Debía excitarlo más hasta el punto del orgasmo, hasta que su propio cuerpo pidiera ese movimiento para culminar en el lecho del placer.

Su premio se había dado la vuelta retorciéndose entre las sábanas huyendo de la pasión incontrolada que le producía, como si buscara el modo de, realmente, salir por la ventana. Las manos del mayor pusieron fin al intento de huida del joven  mientras continuaba lamiendo su cuello pronunciaba palabras que excitaban al joven a pesar de que esa no era su intención.

Cuando parecía que el joven estaba empezando a ceder el mínimo movimiento le volvía a poner tenso, era una situación complicada para el mayor. Consiguió hacerse hueco entre el colchón y el joven con sus brazos y abrazarlo para caer por unos segundos sobre él y hablarse al oído.

-Necesito que te tranquilices un poco y que levantes tu cadera y pecho, sostente con tus brazos y piernas, ¿quieres? Así no puedo complacerte.

-¿Qué te hace pensar que me complaces viejo verde?

-El hecho de que la tienes tan dura como yo… ¿te parece una buena razón?

Cuidadosamente hizo caso a lo que le decía, estaba excitado pero ese dolor se hacía notar y era incómodo. Aquello le dio la suficiente movilidad para poder tocar a su pequeño depredador perdedor, mientras acariciaba su cuerpo y pecho empezó a masturbarlo.

-No pienses en nada más que en este placer…- hizo una pausa y se movió un poco- No digas nada… no hace falta…- tapó mínimamente sus labios con una mano y continuó poco después acariciando su cuerpo.

Cuando se dio cuenta su perdedor estaba gimiendo y se había vuelto bastante más penetrable y ruidoso. Había conseguido que estuviera perdido en sus brazos y empezó a embestirlo suavemente. Pero no era suficiente para satisfacerlo, su cuerpo parecía succionarlo de tal manera que era lo mismo que pronunciar la palabra “más” directamente.

No se arriesgó demasiado en aquella ocasión, simplemente consiguió que se diera la vuelta, lo que causó efectos notorios y rápidos en él, aquella mirada de odio había renacido, la fuerza con la que volvió a coger sus brazos aumentó, él intentaba acallar los gemidos, pero a veces le era imposible, ahora era capaz de ver como la mirada de su acosador se burlaba de él mientras llegaba lentamente a la cúspide del placer, lo que él no apreció hasta segundos después es que con el orgasmo de su violador se llevó también su propio orgasmo.

Cuando la luz del sol cegó sus ojos y se levantó en una casa extraña miró hacia aquel leve respirar a su espalda... Un rápido recuerdo pasional hizo que se vistiera y que cerrara la puerta de golpe sin ningún tipo de compasión.

Mientras bajaba por el ascensor e intentaba saber dónde demonios se encontraba se llevó una mano a sus riñones algo doloridos y leyó el mensaje que le había llegado hacía un par de horas.

“Por si acaso no vas a pasar por casa recuerda recogerla de casa de sus abuelos después de comer.”

-Aun es pronto para eso… me da tiempo a ir a casa… y ducharme- respondía al mensaje en voz baja.

Después de media hora de autobús consiguió llegar a casa y por fin se quitó aquella ropa y ducharse. Estaba enfadado, dolorido y quería matar a ese tipo. ¿Por qué le había obedecido? ¿Por qué se había excitado, por qué aquel orgasmo parecía más complaciente que los que había tenido con ninguna mujer?

Llamaron poco después a casa, aquella tarde tendrían un ensayo, al parecer habían conseguido un par de sitios más para tocar, esta tarde hablarían de ello en el local y habría más datos.

2 comentarios:

  1. Mira que es quejica el chiquillo...jajaja :P
    El viejo verde tiene razón se tiene que aceptar la derrota si se pierde incluyendo esto n.n

    Me encantó, espero el próximo capítulo con muchas ganas...eres la mejor sensei ^^

    Tu si sabes entretener al público XDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja me alegra que te guste ^^
      Eso se intenta xDD

      Eliminar